BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

miércoles, 29 de febrero de 2012

Cocinando amor


Se coge el amor de verdadero

se vierte en un cazo,

se le añade sinceridad

y mucha honestidad.


Con un cien por cien

de felicidad

se mezcla todo,

con muchos sentimientos.


Cuando la mesa esta

muy bien preparada,

se le acompaña de intimidad

y mucha sensualidad,

para llegar a una buena

sensualidad.


Se adereza con humor

para no llegar a cansar

con tanta seriedad.


Ya se puede disfrutar

del mejor amor

que se puede cocinar.


Sin compromiso tener,

también se puede querer

de este plato

disfrutar.


Firmado: Ainjova

El dolor del mundo


Dolor cálido y sufrido,

dolor de mi alma indomable,

salvaje y pasajera.


Dolor de la vida,

de los seres queridos

y alejados.


Dolor de la lejanía

del curar apartado,

y de una vida solitaria.


Ennegrecer

Por la soledad

De tus seres amados.


Dolor por el daño infringido

Por el daño acumulado,

por la soledad del mundo

que te rodea

y te ignora.


Solo en el mundo

Dolor y tristeza

Penas y angustias.


Dolor del alma,

que busca la paz

el amor olvidado

y deseado.


Lucha, busca y siente

el amor.


De este mundo tan injusto

y despreciado

que te ha olvidado.


El amor por la vida

de la vidas humanas,

de sus gentes,

culturas,

pensamientos

y deseos.


Firmado: Kilian

El camino de la vida


Caminante que hace su camino

El camino de su vida,

camino de curvas

subidas y bajadas.


Caminos de piedras,

de arenas movedizas.


Caminos entre pantanos,

peligros, triunfos y derrotas.


Caminos sin salida

Caminos entre bosques y montañas.


Entre bifurcaciones de caminos

Que no sabes a donde te llevarán.


Caminos con viajeros

que te acompañan

en un trecho de esa vida,

de caminante errante

que busca su camino.


A un posible amor de su vida

A una posible familia,

que conducía

por los caminos de su vida.


Los hijas crecerán,

dejarán el camino

seguido por su familia,

buscarán su camino,

la senda de sus vidas.


Pero siempre sabrán encontrar

el camino de su casa y familia,

que siempre serán el apoyo

de su vida.


Lo importante es llegar al final

de ese camino con orgullo,

dignidad y alegría,

para esperar el final

de su vida


Firmado: Kilian

Una carta


La vida me aporta paz.

Te conocí con alegría

eres mi amigo, amante,

eres la ilusión de vivir con amor,

y soñar,

compartir este tiempo

y el restante eres tú.


Esos sueños son tuyos,

ese amor es alegría

entre estos muros,

donde hay dolor y rencor.



Cambiaste mi corazón

por sueños y amor

alegrías y pasión.


¡Que esperanza!

En cada carta

Volar hacia el sueño,

que describes cada día.


Mi corazón es tuyo

Tú escritura –mi alegría-

Por eso deseo tanto

verte, tocarte y amarte

por siempre

vida mía.


Firmado: Ascensión

Recapacitar




De la vida aprendí lo que quise

De las enseñanzas la vida

De la vida la esperanza

Y de la esperanza, el tiempo


De todo eso aprendí,

que tengo que vivir

feliz mi camino.


Recapacitar es la sabiduría

Que la vida me dio.


Firmado: Ascensión

Hechos


Que fría cayó la noche,

con su implacable oscuridad.


Que fría, negrura, cuanto desazón

y soledad sentí.


La impotencia que me invadió

tras la noche imposible.

Mi cuerpo el dolor sintió

y la impotencia me rodeo.


Cuanto tiempo de espera,

cuantas relaciones rotas,

para volver a sentir

esa impotencia en mi misma.


La realidad es cruda,

siempre defendiendo la verdad,

siempre callando los hechos

encadenados por la injusticia.


Eres libre e inocente,

tú lo crees así.

Tengo que demostrarlo,

si es así,

ese es un hecho.


Cuantas lenguas viperinas,

siempre de los demás.

Todos dicen según ellos,

la única verdad

-La mía no sirve-


Deseaba decirme

que no hay ninguna vida

que sea nuestra por entera,

que al final casi nada importa.


Que cuando nos sentamos frente al abismo,

y lo miramos hacia atrás

solo se pierde

entre las sombras el alma,

recibiendo de quienes nos quieren

de verdad.


Que cualquier camino

es bueno, aunque frío

si sirve para preservar,

el sentimiento es absoluto

y el único por el que merece la pena

vivir y morir.


Pero esas verdades

han de salir de uno mismo,

para que surtan efecto

y puedas sobrevivir.


Firmado: Ascensión